Troncos de árboles

Lo mismo que hace el hongo con los posos de café, en la naturaleza lo hace con los troncos de ciertos árboles en descomposición. La seta de ostra (Pleurotus ostreatus) es un hongo saprófito, es decir, que se alimenta de materia orgánica en descomposición.

En su medio natural P. ostreatus se encuentra sobre troncos en descomposición o árboles moribundos de diferentes especies como álamos, alisos, sauces, arces, hayas, fresnos, abedules, olmos o chopos. Si encuentras troncos o ramas de al menos 8 cm. de grosor de cualquiera de estas especies, puedes intentar devolver a su hábitat a tu hongo.

Preferiblemente se seleccionarán troncos que hayan sido cortados recientemente (entre 2 y 8 semanas sería ideal). Basta con poner en estrecho contacto el micelio con el tronco. Se puede desmenuzar el bloque de micelio en grandes porciones y enfrentar la parte blanca al tronco a inocular que estará posado en el suelo del bosque. Se debe proteger esta unión con humus que recojamos de alrededor, serrín o, ¿porqué no?, unos posos de café que nos guarden en nuestra cafetería favorita.

Si tienes un jardín con alguna zona especialmente umbría, donde nunca lleguen los rayos directos del sol, puedes intentar inocular allí unos troncos o incluso algún viejo tocón. En cualquier caso, después de hecha esta labor debemos armarnos de paciencia, puesto que, de tener éxito nuestra experiencia, los resultados solo se verán después de al menos 2 meses -más frecuentemente entre 3 y 6 meses-.