Abona tus macetas

Una vez agotado el micelio -el bloque blanco que contiene la bolsa- éste se ha convertido en el proceso en un estupendo abono. Simplemente debes extraer el bloque y desmenuzarlo sobre el terreno a abonar.

Los posos de café constituyen una importante fuente de nitrógeno, un nutriente esencial para las plantas. Además tienen magnesio y potasio, que también son elementos básicos para el desarrollo vegetal. Parece a priori una buena idea añadir café directamente a nuestras plantas.

Sin embargo el café es un medio ácido, por lo tanto acidificará el suelo. Así que solo resulta recomendable utilizar, siempre con mesura, posos de café directamente como fertilizante allí donde tengamos plantas acidófilas (propias de terrenos ácidos) tales como azaleas, hortensias o camelias. Por otra parte, los posos de café contienen altas cantidades de lignina y celulosa las cuales no son asimilables por las plantas.

En su desarrollo, el hongo ha eliminado estos dos problemas, neutralizando la acidez del suelo y descomponiendo las macromoléculas de lignina y celulosa produciendo nutrientes de fácil asimilación por nuestras plantas.